Contacto

Teléfono: (+34) 986 627 242
Móvil 1: (+34) 660 406 928
Móvil 2: (+34) 660 406 929
  • es

INSTALACIÓN DE TERMOS ELÉCTRICOS

Iniciamos hoy una serie de artículos, a través de este medio, cuyo tema principal serán las instalaciones. Somos conscientes que este canal será seguido por profesionales del sector, y en muchas ocasiones se citarán temas ya conocidos, pero nos conformamos con que ocasionalmente puedan servir de ayuda.

Si bien es cierto que la instalación de un termo eléctrico para suministrar ACS es sencilla, no es menos cierto que una excesiva simplificación puede llevarnos a desagradables problemas. Debemos pues, prestarle la necesaria atención para conseguir una instalación eficiente y sin contrariedades.

Lo primero es asegurarnos de que la instalación de fontanería funciona correctamente y sin defectos. ¿Estamos totalmente seguros de que no hay fugas? ¿Tenemos una presión adecuada? ¿Los grifos monomando tienen instaladas las válvulas de retención? Estas pequeñas cosas pueden dar lugar a problemas “fantasmas” que nos confundan, evitando un correcto funcionamiento, y provocando una solución del problema larga y complicada.

También es muy importante que la instalación sea realizada por un profesional autorizado y competente; esta será la mejor garantía de un correcto y eficaz funcionamiento de nuestro aparato.

Repasemos, pues, los elementos de la instalación indicados en el siguiente esquema:

Válvula de seguridad. Es el elemento que vela por la seguridad de la instalación, evitando que un exceso de presión dañe al termo, a la instalación y a los usuarios. El tarado debe ser el que indique el fabricante del termo. Su instalación es obligatoria.

Como bien es sabido, funcionan liberando la presión cuando excede de la máxima soportada por el termo, por tanto, el liberar agua cuando hay un exceso de presión, es su correcto funcionamiento, y esto suele suceder al calentar el agua y aumentar su volumen y la presión en el interior del termo. Por otro lado, siempre hay que esperar goteos de la válvula de seguridad, aunque, como veremos, podemos minimizarlos.

Cuanto más próxima sea la presión de agua de la red a la presión de tarado de la válvula de seguridad, mayor será la cantidad de agua que desaloje la válvula de seguridad. Una buena medida es reducir al máximo la presión de entrada del agua fría por medio de un reductor de presión, y siempre por debajo de la mitad de la presión de tarado de la misma.

Debemos llevar la descarga de la válvula a un desagüe, ya que la Reglamentación así nos lo indica, y evitaremos incomodos goteos y posibles desperfectos (todos hemos visto termos instalados en el interior de armarios de madera, y no siempre con desagüe, lo cual es un seguro para el deterioro del mueble).

Válvula antirretorno. La válvula antirretorno a la entrada del agua fría evita retornos de ACS hacia la red de agua fría, al haber aumentado la presión del ACS por el calentamiento del agua. Nos asegura pues la circulación del agua en el sentido que queremos, evita esfuerzos de fatiga (innecesarios en el termo debido al calentamiento/enfriamiento) y además es obligatoria.

Vaso de expansión. No es un elemento absolutamente necesario, pero sí muy recomendable. Absorbe las dilataciones producidas por el calentamiento del agua, reduciendo los esfuerzos que debe soportar el vaso y reduciendo el goteo de la válvula de seguridad.

El vaso debe ser específico para ACS y deberá “hincharse” a una presión entre la mitad, y ¾ partes de la presión de la válvula de seguridad. La presión con la que el fabricante nos suministra el vaso es claramente insuficiente (entre 1,5 y 2 bar, frente a los 8 bar habituales en termos), y de instalarse así la gran diferencia entre presiones, aplastará la cámara de aire reduciéndola a prácticamente 0, con lo que será lo mismo que no tener instalado el vaso de expansión.

 Vaciado. Es otro elemento del que también podemos prescindir, pero facilita enormemente las labores de mantenimiento, sobre todo en termos vitrificados, en los que es necesaria la sustitución periódica del ánodo de magnesio.

Válvula mezcladora termostática. Otro elemento opcional, pero muy recomendable, puesto que nos permite regular la temperatura máxima de salida del ACS, y si regulamos la temperatura del termo más alta nos permitirá aumentar la capacidad del termo. Ahora bien, para que la válvula sea efectiva debe haber diferencias entre la temperatura en los grifos y la de calentamiento del termo (por ejemplo, 60 ºC en termo y 45 C en grifos) si no existe diferencia, la válvula sencillamente no actuará.

Tampoco pretendamos con la válvula multiplicar por 2 o 3 la capacidad del termo; con losdatos del ejemplo anterior debemos esperar un aumento del volumen de agua caliente por mezcla del orden del 30 %.

Hay que tener presente que en la mezcladora se juntan dos flujos de agua (fría y muy caliente a la salida del termo) con presiones distintas, lo que puede dar lugar a flujos indeseados y funcionamiento aparentemente incomprensible. Es por ello que los fabricantes de válvulas mezcladoras exigen la instalación de válvulas antirretorno a las entradas de su dispositivo, e incluso algunas marcas las proporcionan montadas sobre la propia válvula.

Telmo Aparicio Abundancia

Director Técnico de Mecalia

Los comentarios están cerrados.

1
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
Powered by

DESCARGAS BIM!